www.ecolamancha.org

Cargando...

miércoles, 14 de septiembre de 2011

PROYECTO DE TURISMO ECO-CULTURAL INSPIRADOR PARA NUESTRO TERRITORIO.

                                             Ideas que se barajan para el Lago Enriquillo



Cuando se habla de desarrollar nuestro territorio en la Región de Enriquillo siempre se llega a buscar la solución de nuestros problemas, con el impulso del Turismo. Siempre con el temor – como ecologistas – de que no se cometan los errores que en otros países han generado situaciones irreversibles, una vez mas, os invitamos a reflexionar al mismo tiempo, que por enésima vez siempre nos ofertamos a ayudaros en la búsqueda de lo mejor, que no siempre es lo mas fácil.
Invitamos a nuestros agentes promotores que profundicen, aunque a veces la extensión necesaria para abordar los temas se aleje de la costumbre que tenemos en el Sur de leer poco o casi nada.
(CEAM 14-09-2011)


El turismo sostenible: Es resguardo del presente para el futuro


El desarrollo sostenible o sustentable tiene por objeto asegurar una mejor de calidad de vida para todos los habitantes, para hoy y para futuras generaciones.

Siendo el turismo una alternativa de desarrollo económico y social, debe enmarcarse dentro de la estrategia del desarrollo sostenible, donde inter actúan criterios medioambientales, socioculturales y económicos.

El desarrollo turístico debe fundamentarse sobre criterios de sostenibilidad, es decir, que debe  beneficiar a todos los actores involucrados, que sea  viable económicamente y equitativo, comercialmente rentable, ecológicamente sostenible, socioculturalmente aceptable y que proporcione un alto grado de satisfacción al turista.

El concepto de sustentabilidad está relacionado a tres factores importantes: calidad, continuidad y equilibrio. El turismo sustentable es definido como un modelo de desarrollo económico diseñado para:



--Mejorar la calidad de vida de la población local, de los residentes que viven y trabajan en el destino turístico.

--Proveer mayor calidad de experiencia para el visitante.

--Mantener la calidad del medio ambiente –natural y cultural- del que depende la población local y los turistas.

--Obtener mayores niveles de rentabilidad económica de la actividad turística para los residentes locales.

--Asegurar la obtención de beneficios por parte de los empresarios turístico.

--Procurar que el negocio turístico sustentable sea rentable, para que el sector privado mantenga el pacto de sustentabilidad y equilibrio.

El turismo debe asentarse sobre la diversidad de oportunidades ofrecidas por las economías locales, deberá integrar y contribuir positivamente al desarrollo de las economías regionales, promoviendo las formas alternativas de turismo coherentes con los principios del desarrollo sostenible: turismo de aventura, agro-turismo, turismo de estancia, observación de la flora y fauna, observación de aves, turismo científico, espeleología y turismo cultural. Estas constituyen diferentes modalidades de la nueva tendencia de turismo alternativo.

La contribución activa del turismo al desarrollo sostenible presupone la solidaridad, el respeto mutuo y la participación de todos los actores involucrados en el sector, tanto públicos como privados. Esta concertación debe establecer los mecanismos eficaces de cooperación en todos los niveles: local, nacional, regional e internacional, organismos públicos, privados y ONGs.

El desarrollo del turismo sustentable puede abastecer necesidades económicas, sociales y estéticas, a la vez mantiene íntegra la cultura y los procesos ecológicos. Este tipo de turismo puede proveer beneficios a las generaciones presentes sin disminuir las posibilidades de obtención de beneficios de las generaciones futuras.
Para llevar a cabo un desarrollo turístico sustentable es necesario la toma de decisiones políticas, que requieren una visión a largo plazo.

A los fines de este proyecto se destaca uno de los objetivos de un eje Eje Estratégico que es

Promover al desarrollo turístico de la provincia, quebrando la marcada estacionalidad actual y adaptar la oferta a las nuevas tendencias y modalidades según los segmentos. Dentro de este marco se incluye específicamente la Puesta en valor de atractivos turísticos con orientación cultural, especialmente ruinas arqueológicas, para ser incorporados a los circuitos provinciales .

De acuerdo al concepto moderno de marketing turístico, para que un recurso natural y/o cultural tenga valor turístico debe ser transformado en producto turístico. Esto significa, que un recurso para que se transforme en producto turístico se le debe agregar valor. Este valor puede estar dado por:

--Infraestructura: caminos, senderos, aeropuertos, terminales de transporte, servicios básicos públicos, señalización, etc.

--Equipamiento: hoteles u otro tipo de alojamiento, gastronomía, excursiones,souvenirs, y otros servicios turísticos.

--Instalaciones: Centros y/o senderos de interpretación, guías especializados, folletería de información general.

Transformar el producto turístico significa ponerlo en el mercado, garantizando la competitivad y la sostenibilidad del recurso


La puesta en valor del patrimonio cultural

Cualquier entidad arqueológica antes de su activación patrimonial son sólo piedras y artefactos. Después serán patrimonio institucional de un pueblo. Más tarde, con la divulgación y la vinculación de su identidad, se convierte en patrimonio público.

Luego, con su entrada en el mercado podría ser patrimonio turístico. Las experiencias a escala mundial, como son los casos de México, Egipto o Grecia, muestran que hasta la fecha la explotación comercial es la opción que más asegura, junto con la aplicación de un Plan de Manejo vigilado y monitoreado, la rehabilitación y conservación de los bienes culturales.

La conservación del patrimonio cultural –histórico-arqueológico- supone como tarea complementaria e ineludible la labor de investigación, ya que sólo sobre un correcto conocimiento científico se pueden articular las adecuadas políticas de conservación y puesta en valor. Los esfuerzos deben dirigirse a que el rico patrimonio arqueológico se incorpore a la oferta cultural mediante nuevas estrategias de comunicación en concordancia con las nuevas demandas de la sociedad.

Si hay dos campos profundamente interrelacionados, estos son justamente turismo y conservación del patrimonio cultural.  Pero así como existen muchos elementos vinculantes, hay otros que los alejan.



Los gestores de la política cultural y turística tienen el deber de buscar el equilibrio entre ambos factores. Para hallar el justo medio sería conveniente no caer en el aislamiento que defienden algunos estudiosos del patrimonio cultural, los que sostienen que mantener los bienes culturales alejados de todo contacto con hombres ajenos a su ciencia es la única esperanza para su conservación, ni el simplismo con el que algunas personas piensan obtener divisas muy rápidamente a través del negocio turístico.

Tal como afirma la Carta de Turismo Cultural, adoptada por el ICOMOS en 1976, tanto las entidades representativas del sector turístico como las de protección del patrimonio natural y cultural, deben estar profundamente convencidas que la preservación y promoción del patrimonio natural y cultural para el beneficio de la mayoría solamente se logra dentro de un orden por el que se integren los valores culturales en los objetivos sociales y económicos que forman parte de la planificación de los recursos de los Estados, regiones y municipios.

Capacidad de carga

La sostenibilidad del recurso está dada por la capacidad de carga del mismo. Se define capacidad de carga como el nivel de explotación turística que una zona puede soportar asegurando una máxima satisfacción a los visitantes y una mínima repercusión sobre los recursos. Esta noción supone la existencia de límites al uso de visitantes. La estimación de la capacidad de carga está determinada por numerosos factores, que determinan los niveles de explotación sostenibles en el tiempo. A saber:

Factores de la capacidad de carga

a)
Medioambientales
--Dimensión de la zona y espacio utilizable
--Fragilidad del medio ambiente
--Características de la fauna
--Topografía y cobertura vegetal
--Sensibilidad del comportamiento de ciertas especies animales a las visitas humanas.
b) Sociales
--Pautas de observación: si está concentrada o equitativamente distribuida
--Opinión de los visitantes: de valoración y utilización del recurso
--Disponibilidad de las instalaciones: capacidad de alojamiento, refugios, campings.
c) Gestión
--Diseñar senderos de observación
--Reducir el conflicto entre usos competitivos
--Facilitar servicios adecuados de información e interpretación medioambiental
--Proteger los recursos utilizados
--Ofrecer instalaciones alternativas que estimulen las visitas en temporadas baja


La capacidad de carga permite establecer, en términos mensurables, el número de visitantes y el grado de desarrollo óptimo que no implique efectos perjudiciales en los recursos y pérdida de la calidad de atracción.
La información ha sido obtenida del magnífico trabajo realizado por nuestros hermanos argentinos vinculados en un proyecto a realizar durante 9 meses en Catamarca ( Argentina).
He seleccionado aquellas generalidades mas destacadas que creo se deben considerar para una planificación en torno a las inquietudes existentes por el Desarrollo del Lago Enriquillo en su nueva perspectiva despues de la crecida de sus aguas, al constituir según mi criterio una buena referencia a sugerir.


Darío Pozo Ruz. CEAM

Intervinientes:
Dirección: Norma Ratto, Antropóloga (orientación Arqueología)
Colaboradores:
Martín Orgaz, Arqueólogo
Guillermo De La Fuente, Arqueólogo
René Córdoba, Ing. Agrimensor
Marcelo Patria, Ing. Agrimensor
Rodolfo Cruz, Historiador
Patricia Pécora, Turismo
Félix Cusipuma, Analista de Sistema
Norma Ratto



Bibliografía consultada

ACT TO PROTECT ARCHAEOLOGICAL RESOURCES ON PUBLIC LANDS AND INDIAN LANDS AND FOR OTHER PURPOSES. 1979. U.S.A.
ADMINISTRACIÓN DE PARQUES NACIONALES. S/F. Reglamento para la evaluación de impacto ambiental en áreas de la Administración de Parques Nacionales. Pp.10 Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano. Argentina.
ARCHAEOLOGY AND HISTORIC PRESERVATION: SECRETARY OF THE INTERIORS´S STANDARDS AND GUIDELINES. 1983. Department of the Interior. U.S.A.
BOTASSI, C. 1999. Regulación legal de los yacimientos arqueológicos. Doctrina 81:14-17.
CARTA INTERNACIONAL SOBRE LA CONSERVACIÓN Y LA RESTAURACIÓN DE MONUMENTOS Y DE CONJUNTOS HISTORICOS-ARTISTICOS (Carta de Venecia): 1964
CARTA DE TURISMO CULTURAL 1976. ICOMOS.
CARTA DEL TURISMO SOSTENIBLE. 1995. Conferencia Mundial de Turismo Sostenible, Islas Canarias, España.
CARTER, L. 1997. Manual de Evaluación de Impacto Ambiental. Técnicas para la elaboración de estudios de impacto. Cap. 12 Predicción y evaluación de impactos en el medio cultural (histórico y arqueológico). Mc.Graw-Hill.
CERRO MORAL, M.O. 1997. Turismo y Patrimonio Cultural. Dos campos interrelacionados. Panel Sostenibilidad del Turismo en la Gestión de los Recursos Culturales. VIII Congreso Nacional de Turismo, Trujillo, noviembre 1997.
CEVALLOS-LASCURAIN, H. 1995. El Ecoturismo alrededor del mundo: su papel en la conservación del Patrimonio natural y cultural. Fundación Ecoturismo.
CONESA FERNÁNDEZ VITORA, V. 1997. Guía metodológica para la evaluación del impacto ambiental. Ed. Mundi-Prensa.
CRIADO BOADO, F. 1999. Tendencias en la conservación del patrimonio cultural: demandas tecnológicas y científicas. Manifiesto a favor de un programa de I+D en el patrimonio cultural. Ms.
GRUMET, R. 1992. The national historic Landmarks Program Theme Study and Preservation Planning. Technical Brief Nº 10. National Park Service.
LA CONSERVACION DE SITIOS: UNA CUESTION DE VALORES. 1992. Editorial Conservación vol VII (II). U.S.A.
MOLINA, S. 1994.Turismo y Ecología. Ed. Trillas
MOLINARI, R. 1998. Orientaciones para la gestión y supervivencia de los recursos culturales: Proyecto de Reglamento para la Preservación del Patrimonio Cultural en Areas Protegidas de la APN. 1er. Congreso Virtual de Antropología y Arqueología ((http:/www.naya.org.ar/congreso).
NATIONAL PARK SERVICE. CULTURAL RECOURCES. 1992. Managing archaeological resources from the Museum Perspective. Technical Brief 13:1-12.
NORMA IRAM-ISO SERIE 14000. 1996. Gestión Ambiental. Instituto Argentino de Normalización.
ORTEGA DOMÍNGUEZ, R. e I. RODRÍGUEZ MUÑOZ. 1996. Manual de Gestión del Medio Ambiente. Fundación Mapfre.
PLAN ESTRATÉGICO CONSENSUADO. 1996. Documento III. Provincia de Catamarca.
RATTO, N. 2000. Relevamiento y diagnóstico del patrimonio arqueológico de la provincia de Catamarca. Informe Final presentado al Consejo Federal de Inversiones. Abril 2000. Ms.
RENFREW, C. y P. VAN. 1995. Arqueología. Teoría, Métodos y Práctica Cap.. 14. Ed. Crítica.
SANTANA, A. 1998. Patrimonio cultural y turismo: reflexiones y dudas de un anfitrión. Grupo de investigación “Antropología y Turismo” de la Universidad de La Laguna(http:/www.culturacanaria.com/turismo).
SOSA, J. 1996. Turismo Arqueológico en el NOA: una propuesta de desarrollo sustentable. Revista NayA. La Colección (http:/www.naya.org.ar.)
UNESCO (Ed.). 1969. La conservación de los bienes culturales. 364 pp. UNESCO.
UNESCO, 1976. Recomendaciones relativas a la salvaguardia de los conjuntos históricos y su función en la vida contemporánea. Nairobi.
UNESCO. 1972. Convención sobre la protección del patrimonio mundial, cultural y natural. París.
VIÑUALES, G.M. 1990. Restauración de Arquitectura de Tierra. Ms.
DARIO J.POZO RUZ. Ecojaragua.com y ecoturismord.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada